“¡Olvídate de todo lo que aprendiste!”

“¡Olvídate de todo lo que aprendiste!”
Hafez nos exhortó.
Y me alegro al leer estas palabras.
Y me alegro al recitarlas a mi hijo.
¡Sí, olvídate de todo!
Lo estricto, lo firme, lo lógico.
Olvídate de las plumas y de las líneas rectas.
Olvídate de las letras y de su pronunciación.
¡Olvídate de todo!
¡Abre tu ojos, mira por la ventana y lánzate!
¡Vuela hasta tus sueños!
¡Escribe poesía!
Poesía no es lo que rima.
Poesía es tomar lo imposible y transformarlo en palabras,
es tomar palabras y transformarlas en lo imposible.
Asi que deja todo,
abre tus brazos
y
“¡olvídate de todo lo que aprendiste!”

Kenza.


Notas:
Poema inspirado por Hafez al-Shirazi, místico y poeta persa, Irán siglo XIV; y por esta temporada de regreso a clases.